Las Merindades

Las Merindades en Navarra

Las merindades son territorios que estaban bajo la jurisdicción del merino, un oficial público encargado de la administración económica, financiera y judicial de un territorio.

Mapa municipal de Navarra dividido en las cinco Merindades históricas

Mapa municipal de Navarra dividido en las cinco Merindades históricas

Se establecieron hacia 1200, para establecer un sistema defensivo del resto del territorio. Cada merino mantenía los castillos en perfecto estado y controlaba la actividad militar.

Ya en el siglo XIII, en tiempo del rey Teobaldo II (1253-1270), se delimitaron cuatro merindades: Montaña o Pamplona, Sangüesa, Tierra Estella y Ribera o Tudela, y se les dotó de una organización más racional y eficaz. En 1407 se creó la Merindad de Olite, compuesta po distintas localidades anteriormente ubicadas en Sangüesa, Tudela y Estella.

Los límites entre las de Estella y Ribera fluctuaron durante cierto tiempo, y, por ejemplo, en 1280 se incluían en la última de las localidades del bajo Ega y bajo Arga. Pero antes de concluir el siglo XIII se consolidaron los límites que, con ligeras alternativas y variantes, permanecieron inalterados a lo largo del siglo XIX. La única novedad importante sólo se produjo en 1407 al crearse la Merindad de Olite, a base de localidades segregadas de las de Sangüesa, Ribera y Estella.

Cada merindad establecía un centro urbano principal que de alguna manera las vertebraba: Pamplona en la montaña, Sangüesa y Estella en sus respectivas merindades, Tudela en la Ribera y Olite en la merindad de su nombre. La importancia de cada una tenía que ver con la suma de varios factores: su actividad económica como centro artesano y comercial, su densidad demográfica, su valor estratégico como encrucijada de vías de comunicación y sus castillos y murallas.

Aunque desde comienzos del siglo XIV los merinos redujeron sus amplias facultades administrativo-fiscales para limitarse a las de policía y mantenimiento del orden público, la merindad mantuvo su utilidad en el organigrama de la administración real. La percepción de los tributos y pechas se siguió efectuando a través del recaudador de cada merindad, y la derrama de las contribuciones extraordinarias (ayudas o cuarteles) continuó haciéndose mediante cupos y porcentajes por merindades. Estas a su vez se hallaban subdivididas en distritos menores, más antiguos que las propias merindades (bailíos, almiradíos, valles).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: